Cuando Keila Elm empezó a componer canciones, nunca imaginó que varios años después, tras unas pizzas y unos cafés con unos amigos, surgiría un grupo de música. Y es que PapelMache empezó siendo esto; un grupo de jóvenes en sus veintitantos, algunos familia y otros amigos, quedando juntos para pasar el rato, tocar música y contar cuentos e historias a través de ella. Historias acerca de la vida, del amor, de lo curiosa que es la fe, del creador del cielo, del café, del color, de la muerte y las despedidas, del gozo, y de los detalles de cada día. 

Con el tiempo (y con la vida) el grupo ha ido evolucionando, cambiando (algunos se han casado, o sido papás, o mudado a diferentes ciudades). Sin embargo, sus canciones siguen ahí, y ¡quedan más por venir! 

Con letras en español, catalán e inglés, al grupo de Barcelona y alrededores no le falta imaginación ni nuevas ideas. En 6 años, PapelMache grabó dos CDs: «Once detalles y un café» y «Viaje Rediseñado». Ha colaborado también en otros proyectos, como dos cds de Navidad para niños, una canción para Ágape (campus crussade), entre otros.

El nombre «PapelMache» tiene dos significados. El primero parte de la idea de ser una banda formada por distintos trozos de papel, retales que aportan su arte y creatividad para formar algo conjunto, una comunidad. El segundo, y más especial, es la convicción que tiene el grupo de saber que somos y hemos sido creados y moldeados por Dios, un Dios que a pesar de encontrarse nuestras vidas hechas a pedazos, es capaz de juntar esos retales, moldearlos, y crear grandes obras maestras.

Keila Elm estuvo con notros en El Poder de una visión a propósito de su gira por Colombia.
Recent Posts