Como un homenaje póstumo a un gran hombre que partió con Dios la semana pasada, la pastora Claudia de Castellanos escribió en sus redes sociales un sentido mensaje que trascribimos aquí en G12 Radio.
 
Mi despedida a Billy Graham, el pastor de los presidentes
 
“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” Filipenses 3:13-14
El apóstol Pablo habló hace 2 mil años de la importancia de mantenerse avanzando en el propósito que Dios ha trazado para cada ser humano. Hablaba de correr la carrera hasta ganarla y hoy 21 de febrero de 2018, a los 99 años, el gran evangelista norteamericano Billy Graham cruzó la línea de meta y partió a su morada celestial.
 
Fue un hombre excepcional. Esposo de Ruth Bell y padre de 5 hijos, todos ellos involucrados en su ministerio pastoral, se estima que durante toda su vida llevó el evangelio de Jesús a cerca de 3, 2 millones de personas que asistieron a sus campañas y movilizaciones, y en 2008 el mensaje de sus programas de radio y televisión acumuló una audiencia de 2. 200 millones de espectadores en todo el mundo.
 
Para quienes hemos desarrollado una carrera política basados en principios cristianos, el reverendo Graham ha sido un modelo a seguir. Durante gran parte de su vida se dedicó a tocar las puertas de la Casablanca, convirtiéndose desde 1950 en el pastor de los Presidentes, título que le fue concedido ya que ha sido el único ministro del evangelio que tuvo entrada al despacho Oval durante 10 gobiernos seguidos siendo el consejero de los diferentes mandatarios que han dirigido a los Estados Unidos.
 
Ha recibido numerosos premios y reconocimientos por parte del Gobierno norteamericano entre ellos la Medalla de Oro del Congreso de Estados Unidos y la Medalla Presidencial de la Libertad. Pero hoy recibe el premio más importante de todos, del que habló Pablo cuando se refirió al del supremo llamamiento. Ese que reciben quienes vivieron para servir a otros y ser influencia en millones de vidas.
 
¡Gracias pastor Graham por marcar mi vida y por ser mi inspiración en el área de la política! ¡cruzaste la meta y ganaste el máximo galardón!
 
Claudia de Castellanos
Recent Posts